domingo, 22 de noviembre de 2020

Solemnidad de Jesucristo, Rey del Universo.

Dos caminos que llevan a dos ciudades: 

En uno de ellos Cristo es el Rey absoluto en los corazones de los peregrinos que caminan por este mundo que pasa. Es el Sol eterno que alumbra la ley de sus obras y pensamientos con la guía segura y siempre suave y amorosa de Su Santísima Madre y Madre nuestra, la Santísima Virgen María. En ese camino, Cristo es el Norte seguro que lleva a la Ciudad de Dios.

En el otro, Cristo no reina y Cristo es ninguneado. En ese camino Cristo es el objeto de escarnio, blanco de mofa y Su Sagrado Nombre es cubierto con blasfemias; por ese camino transitan las sombras negras del indeferentismo religioso y el relativismo. Quienes lo transitan tienen por ley a sí mismos y el non serviam alumbra sus pasos con luces de prostíbulo. Es el camino ancho y empedrado que lleva a la Ciudad de Satanás.


Mateo 25, 31-46

31. «Cuando el Hijo del hombre venga en su gloria acompañado de todos sus ángeles, entonces se sentará en su trono de gloria. 32. Serán congregadas delante de él todas las naciones, y él separará a los unos de los otros, como el pastor separa las ovejas de los cabritos. 33. Pondrá las ovejas a su derecha, y los cabritos a su izquierda. 34. Entonces dirá el Rey a los de su derecha: “Venid, benditos de mi Padre, recibid la herencia del Reino preparado para vosotros desde la creación del mundo. 35. Porque tuve hambre, y me disteis de comer; tuve sed, y me disteis de beber; era forastero, y me acogisteis; 36. estaba desnudo, y me vestisteis; enfermo, y me visitasteis; en la cárcel, y vinisteis a verme.” 37. Entonces los justos le responderán: “Señor, ¿Cuándo te vimos hambriento, y te dimos de comer; o sediento, y te dimos de beber? 38. ¿Cuándo te vimos forastero, y te acogimos; o desnudo, y te vestimos? 39. ¿Cuándo te vimos enfermo o en la cárcel, y fuimos a verte?” 40. Y el Rey les dirá: “En verdad os digo que cuanto hicisteis a unos de estos hermanos míos más pequeños, a mí me lo hicisteis.” 41. Entonces dirá también a los de su izquierda: “Apartaos de mí, malditos, al fuego eterno preparado para el Diablo y sus ángeles. 42. Porque tuve hambre, y no me disteis de comer; tuve sed, y no me disteis de beber; 43. era forastero, y no me acogisteis; estaba desnudo, y no me vestisteis; enfermo y en la cárcel, y no me visitasteis.” 44. Entonces dirán también éstos: “Señor, ¿Cuándo te vimos hambriento o sediento o forastero o desnudo o enfermo o en la cárcel, y no te asistimos?” 45. Y él entonces les responderá: “En verdad os digo que cuanto dejasteis de hacer con uno de estos más pequeños, también conmigo dejasteis de hacerlo.” 46. E irán éstos a un castigo eterno, y los justos a una vida eterna.»

¡CRISTO VIVE Y REINA POR LOS SIGLOS DE LOS SIGLOS!

¡BENDITO SEA POR SIEMPRE SU SANTO Y SACRATÍSIMO NOMBRE!

¡AMÉN!

4 comentarios:

  1. Estamos más cerca del segundo camino, me temo. Un beso

    ResponderEliminar
  2. Ama y haz lo que quieras, dijo San Agustín, si no me equivoco. Hay que entenderlo desde la perspectiva cristiana, claro está. Pero es que es cierto, si aprendemos a amar al Señor con todo el corazón y orientar la propia vida siguiendo sus Enseñanzas, amaremos al prójimo también, y aún podremos, con Su Gracia, amarlo como Él lo hizo.
    Si no pudiéramos apoyados en Su Gracia, no nos lo mandaría.
    Abrazos fraternos

    ResponderEliminar
  3. Me quedo con el camino de Cristo Rey que nos llevará a la CIudad de Dios.Me uno a tu oración de alabanza a Cristo.Saludos

    ResponderEliminar
  4. ¡Amén, Viva Cristo Rey!

    No sé si soy oveja o cabrito con años pero burro, un rato largo, vaya burrooo que sabiendo las respuestas a la pregunta del examen final voy suspenso, hay que aplicarse más a la adoración sacramental. Abrazos fraternos

    ResponderEliminar