lunes, 17 de febrero de 2020

Misericordia y Justicia.


Eclesiástico (15, 12-17):
12. No digas: «Él me ha extraviado», pues Él no ha menester del pecador. 13. Toda abominación odia el Señor, tampoco la aman los que le temen a Él. 14. Él fue quien al principio hizo al hombre, y le dejó en manos de su propio albedrío. 15. Si tú quieres, guardarás los mandamientos, para permanecer fiel a su beneplácito. 16. Él te ha puesto delante fuego y agua, a donde quieras puedes llevar tu mano. 17. Ante los hombres está la vida y la muerte, lo que prefiera cada cual, se le dará.

sábado, 15 de febrero de 2020

La substancia de la Tradición.

Texto de San Ireneo de Lyon, Contra las herejías, I, 10; III, 94. San Ireneo fue discípulo de Policarpo y, a través de él, del apóstol Juan, vivió y escribió en el siglo II d.C.

"Extendida por toda la tierra hasta sus confines más remotos, la Iglesia recibió esta fe de los Apóstoles y de sus discípulos: hay un solo Dios, Padre, Omnipotente, Creador del cielo y de la tierra, del mar y de todo lo que se encuentra en ellos; y un único Jesucristo, Hijo de Dios, que se encarnó para nuestra salvación; y el Espíritu Santo que por medio de los profetas anunció el designio salvífico de Dios, su cumplimiento, la generación virginal, la pasión, resurrección de entre los muertos y la ascensión al cielo en la carne de nuestro amadísimo Señor Jesucristo, y su venida del cielo en la gloria del Padre para recapitular todas las cosas y resucitar a todos los miembros del género humano; para que, ante Jesucristo Señor nuestro —según es el beneplácito del Padre invisible—, toda rodilla se doble en el cielo, en la tierra y en el infierno, y toda lengua le confiese como Dios, Salvador y Rey (cfr. Fil 2, 10 ss.). Él vendrá a dar cumplimiento al justo juicio de todos: mandará al fuego eterno a los espíritus inicuos y a los ángeles prevaricadores y apóstatas, y a los hombres impíos, injustos, inicuos y blasfemos; a los justos, en cambio, que observaron sus preceptos y perseveraron en su amor desde el principio o desde el momento de su conversión, les otorgará la vida eterna y la incorruptibilidad, y les rodeará de una luz que no conocerá ocaso.

Ésta es la doctrina y ésta es la fe que la Iglesia, diseminada por todo el mundo, custodia diligentemente formando una sola familia: la misma fe que cree con una sola alma y un solo corazón; la misma predicación y enseñanza que transmite como si tuviera una sola boca. Las lenguas son distintas según las regiones de la tierra, pero una e idéntica es la fuerza de la Tradición. La Iglesia en Alemania no profesa una fe ni tiene una tradición diferente, ni tampoco la de España, Francia, Egipto, Libia, Oriente o Palestina. De igual manera que el sol, criatura de Dios, es uno solo e idéntico para todo el mundo, así la luz de la verdadera predicación resplandece por doquier e ilumina a todos los hombres que desean llegar al conocimiento de la verdad.

Ni el más elocuente de los predicadores de la Iglesia enuncia más de lo dichonadie es superior al maestro—, ni el menos elocuente disminuye las enseñanzas tradicionales. La Tradición es única e idéntica, y nadie puede añadir ni quitarle cosa alguna. (...) Nosotros custodiamos fielmente esta doctrina recibida de la Iglesia, que como licor precioso contenido en un buen vaso, constantemente se rejuvenece por obra del Espíritu Santo, y hace también joven al vaso en que se encuentra. Esta doctrina es el don de Dios confiado a la Iglesia, es como el soplo de vida inspirado por Dios sobre el barro que había plasmado (cfr. Gn 2, 7), y contiene el don de Cristo, es decir, el Espíritu Santo, garantía de incorrupción, soporte de nuestra fe y escala para subir a Dios.

En la Iglesia, en efecto, Dios estableció apóstoles, profetas y doctores (1 Cor 12, 28) y realizó todos los demás efectos del Espíritu, de los que no participan aquéllos que no acuden a la Iglesia y que, en cambio, con su equivocada doctrina y su pésima conducta, se privan por sí solos de la vida. Donde está la Iglesia, allí se encuentra el Espíritu de Dios, y donde se encuentra el Espíritu de Dios, allí está la Iglesia y toda gracia; y el Espíritu es la Verdad. Por esto, quienes no lo poseen no se alimentan a los pechos de la madre para conservar la vida, y no reciben nada de la fuente purísima que mana del Cuerpo de Cristo (cfr. Ap 22, 1; Jn 7, 37; Jer 2, 13), y beben de la tierra el agua infecta del estiércol, y huyen de la Iglesia para no ser argüidos de su error, y rechazan el Espíritu para no ser instruidos. Habiéndose convertido en extraños de la verdad, quedan condenados a revolcarse en el error, agitados por sus propios vaivenes, cambiando de pensamiento según los tiempos, sin tener nunca una opinión estable, ya que prefieren disputar acerca de las palabras en lugar de convertirse en discípulos de la verdad. No están fundados en la única piedra, que es Cristo, sino sobre arena, compuesta de numerosas piedrecillas. Por esto se fabrican muchos dioses y siempre tienen la excusa de buscar, pobres ciegos, sin llegar nunca a encontrar lo que buscan. Y la razón es que blasfeman del Demiurgo, es decir, del verdadero Dios, el único que puede dar la gracia de encontrar, porque piensan haber encontrado otro Dios, otro Pléroma, una nueva economía. No resplandece para ellos la luz de Dios, pues le han injuriado y despreciado, considerándole de ínfima categoría, porque —en su amor y en su infinita bondad— se ha dado a conocer a los hombres. Él ha revelado, entendámoslo bien, no su grandeza o su naturaleza íntima —ninguno lo ha medido o tocado jamás—, sino haciéndonos comprender que Aquél que hizo y plasmó a los hombres inspirándoles el hálito de vida, que nos sustenta mediante la creación y todo lo consolida mediante la obra de su Verbo y lo unifica con su sabiduría (cfr. Ps 32, 6), es el único Dios verdadero."

NotaIreneo de Lyon, conocido como San Ireneo (en griego: Εἰρηναῖος) (Esmirna, Asia Menor, c. 130 - Lyon, c. 202), fue obispo de la ciudad de Lyon desde 189. Considerado como el más importante adversario del gnosticismo del siglo II. Su obra principal es Contra las herejías.

miércoles, 12 de febrero de 2020

Exhortación Post-sinodal "Querida Amazonia".

Ya hay noticias sobre la Exhortación Post-sinodal Querida Amazonia del Papa Francisco. Pues bien, nada de ordenación de hombres casados (Viri probati). Nada de ordenación de mujeres, por ejemplo al rango de diaconisas. Y nada de celibato opcional para los sacerdotes. El Sumo Pontífice confirma, al menos en estos puntos, la doctrina tradicional de la Iglesia.

Durante la tarde he leído lo que he podido acerca de este asunto, y siendo franco, tenía una entrada bastante más extensa que esta breve nota. Finalmente la he borrado. El hecho cierto, más allá de las especulaciones de unos y otros, es que Su Santidad ha estampado la firma en el documento post-sinodal (que de esa forma forma parte del Magisterio de la Iglesia, y no la declaración final del Sínodo del Amazonas). En ese documento firmado por el Papa, la Exhortación Post-sinodal Querida Amazonia, no hay lugar para que los sacerdotes puedan casarse y tampoco para que las mujeres puedan obtener el Orden sacerdotal. Fin. Los católicos fieles a la Tradición de la Iglesia y a los Evangelios, a Jesucristo, debemos felicitarnos por ello, y desde esta humilde web no quiero dejar pasar la oportunidad para pedir perdón: era de los que esperaban otro documento y otras consecuencias derivadas del mismo. Muy felizmente, me he equivocado.

lunes, 10 de febrero de 2020

No nos es lícito callar, aunque duela.

Mons. Sánchez Sorondo con el Papa Francisco.
Es la reproducción, traducida al español, de la entrevista realizada por la periodista Diane Montagna el pasado 6 de febrero a Mons. Sánchez Sorondo, hombre de confianza del Papa Francisco. He tomado la entrada de la web Wanderer (clicar aquí).

El tema de la entrevista es la visita al Santo Padre del Sr. Alberto Fernández, Presidente de Argentina, varias veces divorciado y pro-abortista declarado, y la señora que vive con él en clara situación de concubinato. Ambos dos recibieron la comunión (esto es, el sacramento de la Eucaristía), de manos de Mons. Sorondo. La Eucaristía se realizó en las grutas de la Basílica de San Pedro el pasado 31 de enero a las 8:00 de la mañana antes de la reunión de Fernández con el Papa Francisco. El hecho de por sí es gravísimo, pero esta entrevista aporta luz (siniestra, por cierto) al suceso al explicitar, de boca del Monseñor, la postura que al respecto se defiende desde Roma y varias conferencias episcopales alrededor del mundo. Hacia el final de la entrevista, Monseñor llama "fanática" a la periodista ¿y por qué? Por defender ésta la postura según la cual no es posible dar el Sacramento de la Eucaristía a dos personas que viven en situación de pecado mortal. Por supuesto, me solidarizo con la valiente periodista católica y confieso mi condición de "fanático". Yo también soy un "fanático" porque, lo admito, sigo viendo el pasto de color verde y no azul. La entrevista fue publicada en forma completa al día siguiente en el sitio estadounidense Life Site.


[…]

Diane Montagna (DM): Quiero preguntarle sobre otra cosa y es acerca de la reciente visita del presidente argentino al Papa. Causó escándalo el hecho de que usted le diera la comunión a él y a su amante porque se sabe que es proaborto, y que no está casado con esa mujer pero viven juntos. Ellos recibieron la comunión.
Bishop Sorondo (BS): Esta es otra discusión de su país. Nosotros no tenemos ese problema.
DM: ¿Cómo le pudo dar la comunión? Es Jesús, Es Jesús. Viven en adulterio abierto y apoya el aborto.
BS: Perdón, perdón, pero ¿usted conoce el Derecho Canónico? ¿Conoce el Derecho Canónico? Tenemos que seguir el Derecho Canónico, no la opinión de algunos obispos. Y el Derecho Canónico dice que no puedo no dar –que estoy obligado a dar la comunión si alguien me pide la comunión. Sólo en el caso en que estuviese excomulgado. El presidente no está excomulgado, por lo que puedo darle la comunión si me pide la comunión.
DM: Pero apoya el aborto…
BS: No tiene nada que ver. Nadie dice que no deberíamos darle la comunión a políticos pro-aborto. Esta es la opinión de algunos obispos de su país, pero no es la opinión de la Conferencia Episcopal.
DM: El Cardenal Raymond Burke.
BS: ¡El Cardenal Burke!
DM: Pero la Conferencia Episcopal no tiene ninguna autoridad.
BS: El Papa no dice esto. El Papa Juan Pablo II dio la comunión a toda la gente que está a favor del aborto –a todos los presidentes. Entonces… esta es sólo la opinión de Burke.
DM: No… hay otros.
BS: Tal vez dos o tres, pero no es la opinión de la Conferencia Episcopal de Argentina. No es la opinión de la Conferencia Episcopal de Italia. No es la opinión del Papa.
DM: Entonces cualquiera, incluso quien vive en escándalo público abierto y grave, puede ir a comulgar, y usted como sacerdote no puede decir “Lo siento, pero…”
BS: ¡Sólo si está excomulgado!
DM: Pero ¿qué pasa si se excomulga a sí mismo por su acto público de escándalo?
BS: ¡No está excomulgado! La excomunión es una sentencia muy grave y requiere ser informado de que se está excomulgado. Usted no puede excomulgar a una persona.
DM: No, ya lo sé.
BS: Sólo el Obispo.
DM: Lo sé, pero él está viviendo con esta mujer, están viviendo en abierto adulterio…
BS: Es un problema de su conciencia. No es mi problema. No tengo la posibilidad de decir que no.
DM: Pero no sería la oportunidad por el bien de su alma…
BS: Ustedes tienen el mismo problema en su país con el vicepresidente de Obama, ¿no?
DM: Biden
BS: Biden
DM: Exacto, y Pelosi. Pelosi promueve abiertamente el aborto y se llama a sí misma “católica”.
BS: Entonces, es su problema, de nuevo. Es su práctica. Es problema de sus obispos, pero no es un problema de la Iglesia.
DM: Pero la Eucaristía es Jesús. ¿Cómo puede usted dar a Jesús…
BS: Yo creo en la conciencia de la gente. Si la gente me pide la comunión yo no sé si está o no en pecado. No tengo la posibilidad de saber. Tal vez hoy mismo fue a confesarse, y no quiere tener relaciones con esta mujer. Hay muchas preguntas que son imposibles de resolver de esta forma.
DM: Lo sé, pero en este caso era público… circuló en todos los medios que el presidente argentino, que todos saben que es pro-aborto…
BS: Fue ejemplar que la primera cosa que dijo e hizo mientras estuvo en Roma fue hablar con el Papa y en la mañana, que haya querido ir a Misa. Y yo organicé la misa.
DM: Es maravilloso que vaya a misa.
BS: Y yo no sabía si quería ir a comulgar. Me pidió la comunión y yo no tenía ninguna razón para decir que no.
DM: ¿Ni siquiera si es pro-aborto y quiere aprobar legislación a favor del aborto?
BS: No, no es una razón para negar la comunión de acuerdo con el Derecho Canónico.
DM: ¿Sabe qué canon es?
BS: Sí, puedo darle los cánones. Son tres. El primero dice que estamos obligados a dar la comunión a personas que pidan la comunión. Hay solo una excepción que es cuando la persona está excomulgada. Por supuesto, hay algunos cardenales como el Cardenal Burke, pero es la opinión del Cardenal.
DM: Bueno, pero el conoce lo que dice el Derecho Canónico. Es decir, él fue cabeza de la Signatura Apostólica.
BS: Sí, pero es su interpretación del canon. No es la interpretación común de la Iglesia. Es sólo su interpretación que también va en contra de la Conferencia Episcopal Americana.

[…]

DM: Pero hubiese sido una oportunidad. Esto era un escándalo público. El hecho de que un presidente pro-aborto que duerme con su amante…
BS: Eso dice usted…
DM: ¡Vive con su amante!
BS: No lo sé. No lo sé
DM: Todo el mundo lo sabe. Ella vive con él. Ella actúa como Primera Dama.
BS: No lo sé.
DM: ¿Cómo puede no saberlo? Usted es argentino.
BS: Mire, este es el problema. No es mi problema. Y no tengo ninguna razón, ninguna razón canónica, para decir que no. Entonces, ¿qué puedo hacer?
DM: ¿Buscaría usted la oportunidad de advertirle, antes o después de la Misa? Antes de la misa, si quiere ir a Misa. Esto fue todo organizado…
BS: No, no tengo la oportunidad de hablar.
DM: Usted es el sacerdote. Puede hacer lugar a la oportunidad. Fue organizado…
BS: No diré más. No diré más. Tal vez en el futuro tenga la oportunidad de hablar.
DM: Porque estas cosas son organizadas. No es que simplemente se apareció en misa.
BS: Muy bien, gracias por esto.
DM: Sólo estoy pensando en el bien de su alma –y en el bien del alma de ella. San Pablo es muy claro acerca de que podemos comer nuestra propia condenación (cf 1 Cor. 1:29)…
BS: Sí, pero San Pablo también es muy claro al decir: “mi único juez es mi conciencia”. Lo dijo San Pablo.
DM: No, no es así. Él dijo, el Señor es mi juez. Dijo: “Ni yo puedo juzgarme a mi mismo. El Señor es mi juez” (cf. 1 Cor. 4:4).
BS: El Señor es mi juez, pero el Señor está en mi conciencia.
DM: No necesariamente si no tenemos…
BS: No está en la conciencia del Obispo o del cardenal.
DM: Pero si uno no tiene una conciencia bien formada donde la gracia divina realmente esté activa, entonces su conciencia probablemente le esté mintiendo. El oscurecimiento del intelecto…
BS: Esa es su interpretación. Perdón, pero no quiero continuar hablando con usted porque usted es completamente… y sólo quiere generar polémicas. Debería estar muy contenta y decirle a su Cardenal Burke: “Mire, el presidente [de Argentina] va a misa”. Esto es lo importante. Y su presidente no va a misa.
DM: ¿A qué se refiere con mi presidente?
BS: Dígale eso.
DM: ¿Mi presidente sería el presidente Trump?
BS: Sí. Él no va a misa.
DM: Pero no es católico. No es católico.
BS: Exacto. Esa es una gran diferencia.
DM: No es católico, pero el presidente Trump en enero fue el primer presidente en asistir a la Marcha por la Vida con miles y miles de jóvenes.
BS: Sí, claro… para obtener los votos de los católicos. Para obtener los votos de los católicos. Dígale esto al Cardenal Burke. Y de hecho, he escuchado que el Cardinal Burke se opone al Presidente Trump.

[…]

BS: Por favor señorita, entienda las ideas católicas y no sea una fanática, no sea fanática.
DM: Está bien…
BS: Si quiere seguir hablando conmigo, no sea fanática. Trate de usar la razón.
DM: Lo hago. Muy Bien. Muchas gracias.



Post Data: Mons. Sorondo alude al derecho canónico para justificar su postura. Veamos lo que dice el Código de derecho canónico sobre el particular:
915. No deben ser admitidos a la sagrada comunión los excomulgados y los que están en entredicho después de la imposición o declaración de la pena, y los que obstinadamente persistan en un manifiesto pecado grave.
 Parece que Monseñor ha "olvidado" la última parte del art. 915 y que he puesto en negrita.

Copio también un fragmento de la Carta del Cardenal Ratzinger, como Prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, dirigió a los obispos de Estados Unidos en relación a dar o no el Sacramento de la Eucaristia en determinados casos.
"Cuando la cooperación formal de una persona se hace manifiesta (entendida, en el caso de un político católico, como una campaña y votando constante a favor del aborto y las leyes de eutanasia), su pastor debe reunirse con él, instruyéndole sobre las enseñanzas de la Iglesia, informándole que no debe presentarse para la Sagrada Comunión hasta que ponga fin a la situación objetiva del pecado, y advertirle que de lo contrario se le negará la Eucaristía."

domingo, 9 de febrero de 2020

La Palabra del Domingo.

Lectura del libro de Isaías (58, 7-10):
 
Esto dice el Señor: «Parte tu pan con el hambriento, hospeda a los pobres sin techo, cubre a quien ves desnudo y no te desentiendas de los tuyos. Entonces surgirá tu luz como la aurora, enseguida se curarán tus heridas, ante ti marchará la justicia, detrás de ti la gloria del Señor. Entonces clamarás al Señor y te responderá; pedirás ayuda y te dirá: “Aquí estoy”. Cuando alejes de ti la opresión, el dedo acusador y la calumnia,
cuando ofrezcas al hambriento de lo tuyo y sacies al alma afligida, brillará tu luz en las tinieblas, tu oscuridad como el mediodía
».

Mateo (5, 13 -16):
13. Vosotros sois la sal de la tierra. Mas si la sal se desvirtúa, ¿con qué se la salará? Ya no sirve para nada más que para ser tirada afuera y pisoteada por los hombres. 14. Vosotros sois la luz del mundo. No puede ocultarse una ciudad situada en la cima de un monte. 15. Ni tampoco se enciende una lámpara y la ponen debajo del celemín, sino sobre el candelero, para que alumbre a todos los que están en la casa. 16. Brille así vuestra luz delante de los hombres, para que vean vuestras buenas obras y glorifiquen a vuestro Padre que está en los cielos.

sábado, 8 de febrero de 2020

Curiosidades.


Estas dos fotos dieron la vuelta al mundo y son tal cual las tomó el fotógrafo italiano Alessandro di Meo. La primera de ellas, que fue publicada por los principales medios de comunicación, corresponde a una tormenta que se cernió sobre Roma horas después de la renuncia del Papa Benedicto XVI. La segunda fue tomada en el cielo del atardecer sobre Palm Beach, Florida, pocas horas después de la elección del cardenal Bergoglio como obispo de Roma.

martes, 4 de febrero de 2020

No es incienso, es humo. Y huele a azufre.

El siguiente texto completa el de la entrada anterior (de un servidor).  En este caso el texto es del Padre D. Jorge González Guadalix, sacerdote diocesano de Madrid. (los resaltados en negrita también son del Padre D. Jorge González). Pueden leer el original aquí.


Poco se respeta al respetable

Jamás un torero se referirá a los asistentes a la plaza, que se han tomado la molestia de comprar su entrada y desplazarse para ver el espectáculo de otro modo que no sea “el respetable”. Me parece justo. Pagan y se merecen una consideración. Los fieles católicos deberían ser para curas y obispos, incluyendo el de Roma, nada menos que el respetable. 
 
Al respetable mucho se le ha maltratado en las parroquias. Decimos que si los laicos, que si son maduros, que si no pueden ser tratados como críos… para luego hacer lo que nos da la gana. Los fieles cuando van a misa lo que desean es participar en la celebración de la santa misa, no pasar unos minutos de susto en susto. Llegan y no saben muy bien qué se van a encontrar. Lo único fijo es que se hará la colecta, que una cosa es ser progre y otra pasar necesidad.

Puede salir un sacerdote con casulla o sin ella, con camiseta en favor de los presos vascos, estola, estolón con variedades múltiples en forma y colorido sin descartar el más puro arco iris. Tal vez se lean las lecturas propias del día, o de otro día, o se hayan cambiado por un poema de Tagore y unos textos de Benedetti. Podría suceder que la plegaria eucarística fuera inventada o incluso que ese día presidiera la celebración la hermana Purificación de la Santísima Trinidad, Puri para los amigos, o Manolo el del bombo.

- Oiga, señor, cura, un poco de respeto… 
- Usted es un infocarcólico.

Antes, especialmente en la liturgia, uno podía poner el ejemplo de catedrales o incluso del mismo Vaticano. Ahora da pavor. Porque la gente pregunta… por ejemplo, si ya no es obligatoria la genuflexión tras la consagración… Y preguntan más cosas. Muchas más cosas. Porque hasta hace no mucho, si te decían que en Roma, en el mismísimo Vaticano, se había cometido algún tipo de irregularidad, siempre quedaba la duda de si sería verdad, o se trataría dd calumnias de algún mal intencionado.

Por ejemplo. Difícilmente creería uno que en Roma, en público, es decir, echando dos narices y al parecer sin ningún tipo de rubor, todo un obispo, Sánchez Sorondo, se atrevería a dar la comunión a señor y señora con varias parejas a la espalda ambos dos y que conviven maritalmente. Podrían decirnos que seguro que fue un mal entendido, que en realidad la cosa no fue así, incluso que en lugar de comulgar simplemente recibieron una bendición, y que hay que informarse mejor.

El problema es que en esa misa había alguien que lo grabó con su teléfono móvil y que esas imágenes están a la vista de cualquiera. Y el problema es que el personal, es decir, la señora Rafaela, Joaquina, el señor Paco están hasta donde uno se imagina que se debe estar cuando tienes la sensación no solo de que no se te respeta, sino que se te están cachondeando en tus barbas -caso del señor Paco- o en tus narices, que vale para todos.

Toda la vida, eso dice Joaquina, hemos sabido que para comulgar hay que estar en gracia de Dios. Toda la vida hemos sabido que vivir maritalmente sin estar casados por la Iglesia es pecado mortal y que no se puede comulgar en esas condiciones. Ahora con lo de la Amoris Laetitia parece que depende y que podría haber circunstancias… Lo mismo el señor presidente de Argentina y su pareja llevan meses de catecumenado y reflexión y por eso comulgaron… Seguro que tuvo que ser algo así.

No sabemos las circunstancias. Lo que sí sabemos es que a Roma han llegado el señor presidente, por cierto, y además, muy pro aborto, con varias señoras en su historial, y acompañado por una dama o lo que sea experta en hombres. Que ambos dos comparten todo lo que comparte una pareja, y que han comulgado tan felices de manos de un obispo que por ser argentino conoce perfectamente el percal. Y que no pasa nada. Evidente. NUNCA PASA NADA.

Nada más que decir. Que esto es una tomadura de pelo, un cachondeo y una falta de respeto al respetable. Y que Rafaela está hasta… Y a lo mejor, con Rafaela, los demás. Rafaela no compra entrada para ir a misa. Ni Rafaela ni nadie. Pero los fieles rezan, acuden a los templos, ayudan, se sacrifican y nos sotienen con sus limosnas. Más respeto.